miércoles, 28 de septiembre de 2016

Alberto Garzón: “El motín de la oligarquía”



El fraude democrático que está teniendo lugar en este momento en el Partido Socialista es sin duda expresión de la crisis de régimen que vivimos.
El nuevo panorama político que se ha plasmado en el parlamento tras las elecciones del 20 de diciembre y del 26 de junio refleja un país plural y muy heterogéneo. En esas circunstancias, es evidente que el PSOE tenía que decidirse por una política de alianzas muy distinta a la que había estado ejerciendo en las últimas décadas, en el reducido marco del bipartidismo. A saber, el PSOE tenía que optar entre llegar a acuerdos parlamentarios por la derecha, con PP y Ciudadanos, o hacerlo por la izquierda, con Izquierda Unida, Podemos, las confluencias y otros partidos. Desde hace meses el PSOE es incapaz de resolver esa contradicción, y hasta el momento lo único que ha hecho ha sido huir hacia delante sin proponer ninguna propuesta creíble.
El golpe de timón que ha puesto en marcha el llamado sector crítico del PSOE es sin lugar a dudas un intento de impedir cualquier alternativa al gobierno de Mariano Rajoy. Un Gobierno alternativo que no tenemos muy claro que Pedro Sánchez tuviera disposición de intentar, pero que en todo caso ha sido razón suficiente para este motín oligárquico. Capitaneados por el ideólogo Felipe González, quienes buscan tumbar a Pedro Sánchez sólo aspiran a la restauración del régimen, es decir, a una salida de la crisis por la derecha. El papel de Susana Díaz en esta operación es paradigmático, no sólo porque se la presente como alternativa sino porque ya participó de un claro giro a la derecha en la Junta de Andalucía tras expulsar a IU del Gobierno y establecer una alianza con Ciudadanos. Hablamos, insistimos, de una operación de restauración para evitar cualquier posibilidad de hipotético cambio. Por boca de Felipe González y de sus tropas está hablando la oligarquía de este país, la que se siente cómoda con un Gobierno ladrón, corrupto y neoliberal como el del PP.
Desde Izquierda Unida lamentamos sentirnos reforzados en nuestras tesis sobre el papel del PSOE en esta crisis de régimen. Siempre hemos denunciado que el PSOE ha sido sostén necesario de las políticas neoliberales que están aplastando a la clase trabajadora. Ahora, con este intento de cortocircuitar cualquier influencia que pudiera tener la izquierda en el país, se pone de relieve cuán de oscuros son los intereses que se ocultan tras renombradas figuras del “socialismo” español.
En nuestro país, durante muchos años, han gobernado aquellos que no se presentan a las elecciones, es decir, las elites económicas que financian ilegalmente a los partidos políticos y que se benefician de indemnizaciones multimillonarias concedidas por los gobiernos de turno, sean del PP o PSOE. Ya es hora de que eso cambie, aunque seamos plenamente conscientes de que el reto de enfrentarse a tamaña mafia es enorme. Pero si el pueblo trabajador se une en la lucha, y haya votado a quien haya votado en las últimas elecciones, hay esperanza y futuro.
Por eso desde Izquierda Unida manifestamos nuestro convencimiento de la necesidad de reforzar una alternativa de izquierdas en este país. Una alternativa rigurosa y seria que proporcione soluciones concretas a los problemas de la clase trabajadora. Pues somos los trabajadores y las trabajadoras los que estamos pagando esta monumental estafa llamada crisis, y quienes nos sumimos en la precariedad, el desempleo, la inestabilidad y la flexibilidad vital. Ante eso, organización, unidad y lucha. Nosotros y nosotras no nos vamos a rendir. Aún queda mucho tiempo para que esta crisis de régimen se resuelva, de una u otra forma, y la clase trabajadora tiene la llave para que lo que venga después sea una sociedad de justicia social y no el cortijo corrupto de los oligarcas.
Salud y República!
Alberto Garzón  Espinosa
Coordinador Federal de IU y diputado de Unidos Podemos

domingo, 25 de septiembre de 2016

Alberto Garzón, Coordinador Federal de IU: “Nuestros retos”

El crecimiento de la extrema derecha se basa, a mi juicio, en la promesa de seguridad que ofrecen a los sectores desprotegidos de una sociedad. Es así como estos proyectos clasistas y xenófobos han conseguido atraer no sólo a la clase trabajadora, perdedora directa de la globalización, sino también a las auto percibidas clases medias, víctimas adicionales de la globalización y la crisis.
Desde el punto de vista teórico, esto es coherente. El avance del libre mercado como criterio rector de la sociedad, cuestión en la que la globalización neoliberal es ejemplo paradigmático, conlleva el salto al vacío de sectores sociales otrora protegidos por las políticas públicas. Es lógico que estos sectores busquen en la política, pero también fuera de la misma, su propia seguridad. Y he aquí la verdadera disputa de nuestro tiempo, a saber, la de qué proyecto político será capaz de articular propuestas de seguridad no basadas en las posiciones de la extrema derecha sino en los valores y principios de la izquierda. O, por decirlo de otro modo, qué proyecto político será capaz de crear una alternativa creíble que proporcione seguridad, entendida en su concepción civil y no militar, a la clase trabajadora y, por ende, a la mayoría de la población. La pregunta es obvia: ¿cómo hacerlo?
Buscando entender lo que sucede en nuestro propio país, que no ha sufrido aún la irrupción de una fuerza explícitamente de extrema derecha, no podemos pasar por alto una experiencia tan significativa como fue la del movimiento 15M. Este movimiento fue un fenómeno heterogéneo y espontáneo producto más de la indignación y frustración que de la conciencia de clase. Una indignación que, sin embargo, se elevó contra las consecuencias de la crisis económica y del modelo de sociedad. Parece obvio, sin crisis económica no hubiera existido el 15M. Pero este movimiento, a su vez, permitió canalizar la frustración y rabia de la gente en una dirección de izquierdas, gracias al esfuerzo de mucha gente por explicar la crisis desde esta perspectiva, y evitó que dichas emociones se cebaran con sectores aún más desprotegidos como son, por ejemplo, los inmigrantes.
Hay quien ha defendido que el fenómeno 15M estaba totalmente desconectado de las reivindicaciones históricas de la izquierda y que era, en suma, un producto nuevo de la historia. A mí no me lo parece. Más bien es precisamente en la crítica al sistema que da origen a la crisis donde encontramos el nexo entre el 15M y el movimiento obrero. El objeto de sus críticas es el mismo, si bien con distintos grados de conciencia y profundidad. Por esa razón los nuevos indignados del 15M se veían reflejados y representados en las palabras de algunos dirigentes de la izquierda tradicional como, por ejemplo, Xosé Manuel Beiras o Julio Anguita.
La pregunta sería la siguiente: ¿por qué estos activistas no se sentían reflejados en todos los dirigentes del movimiento obrero? Respondiendo a esta pregunta, que se encuentra en la encrucijada del problema actual, Pablo Iglesias esbozó recientemente su hipótesis principal: «lo fundamental es que suena diferente, suena duro». Aquí hay una posibilidad de interpretarlo como estilo estético, cosa que a mi juicio sería un error. Es decir, la afirmación puede ser correcta siempre y cuando no se refiera exclusivamente a la forma-estética de articular un discurso. Lo acertado es, más bien, interpretar «diferente» y «duro» en términos de contenido político.
Expliquémoslo. Lo que la indignación del 15M refleja es una crítica difusa y poco consciente al sistema, entendido casi de un modo holístico (abarcando desde lo económico hasta lo político). Pero es evidente que detrás de esa indignación se encuentran hondas quejas sobre las condiciones materiales de vida, tanto de la clase trabajadora más popular (y más despolitizada) como de la autopercibida clase media que sufre el desvanecimiento de sus sueños de pequeña burguesía. Y ello se concreta en las tasas de desempleo, los recortes en los servicios públicos, el fracaso del ascensor social, las nulas expectativas de futuro, etc. Todo ello son manifestaciones concretas de la crisis del sistema económico capitalista y de la gestión neoliberal de la misma. Pues bien, esa difusa y poco concreta indignación ha conectado mucho mejor con los mensajes políticos que impugnaban el sistema político y económico y que, además, lo hacían mediante discursos entendibles por la gran masa. Una combinación de contenido duro/rupturista con un discurso claro/entendible. Es el caso paradigmático de Xosé Manuel Beiras y Julio Anguita, pero no sólo. Con lo que no podía casar bien es con los mensajes o actores políticos que se asociaban de forma directa con el sistema mismo o cuya crítica impugnatoria del sistema era débil o poco creíble.
Entonces, sonar duro quiere decir ir a la raíz del problema en términos de contenido –lo que no impide un acompañamiento de discurso que también sea duro en términos de estilo. Y sonar diferente quiere decir impugnar el sistema, hablar de un modo distinto al que hablan los que defienden el sistema –aquí, de nuevo, tanto de contenido como de estilo. Ambas cosas van asociadas, naturalmente, a la tríada de ruptura democrática, proceso constituyente y proyecto socialista, aunque luego cristalicen en discursos pedagógicos y hábiles que permitan vadear los prejuicios construidos por la ideología dominante.
Pero, ¿por qué unos dirigentes del movimiento obrero sonaban duro y diferentes y otros no, esto es, sonaban suave y más de lo mismo ? A mi juicio la respuesta está en una deriva política que capturó a muchos de ellos: la institucionalización, es decir, el quedar atrapado en la lógica institucional a todos los efectos. Ello tiene implicaciones políticas, como veremos enseguida, pero también implicaciones operativas –el despliegue de recursos de tiempo, energía y personas en las instituciones supone un enorme coste de oportunidad . Ese, y no otro, ha sido el principal problema de la izquierda tradicional con la que no se identificaba el 15M . Sólo que con un agravante, que fue el hecho de que esa institucionalización fuese no una consecuencia incontrolada sino una firme apuesta ideológica. Podemos rastrear ese hito en la transición, hasta llegar a la famosa frase de Carrillo en el Congreso, en 1978, según la cual «se trata de una constitución –y por eso vale para todos- con la cual sería posible realizar transformaciones socialistas en nuestro país».
El principal problema de la institucionalización es político, y es que parte de la asunción de que el instrumento prioritario para transformar la sociedad es el ámbito jurídico/legal. Esto supone ignorar el contexto internacional de la globalización neoliberal -que reserva al Estado-Nación un papel subalterno- pero sobre todo ignorar la naturaleza del Estado, que como relación social es la condensación de la correlación de fuerzas en toda la sociedad. Una correlación de fuerzas que, sobre todo, se constituye fuera de las instituciones legales. Antes de desarrollar esto, cabe decir que es natural que si uno asume esa hipótesis sobre la institucionalización acabe absorbido por la lógica parlamentaria y por su consecuente competición por los votos desde una perspectiva crecientemente atrapalotodo. Las instituciones normalizan y es natural que crezcan las tendencias a parecerse a los partidos tradicionales. El estrecho margen que abre la institucionalización conduce, necesariamente, a ese destino.
Ahora bien, no se trata de negar el papel transformador que puedan jugar las instituciones dentro de una estrategia más amplia, pero convendría entender que los resultados electorales –como una expresión institucional- son fundamentalmente el resultado de procesos que se dan más allá de las instituciones. Es a eso a lo que nos referíamos con la idea de la correlación de fuerzas en la sociedad. Es en la vida cotidiana y, sobre todo, en el conflicto, donde se genera la subjetividad o conciencia de clase que permite sumar fuerzas para ganar elecciones y para transformar la sociedad. Y es verdad que la vida cotidiana se ve afectada también por las decisiones institucionales, de ahí que reconozcamos su papel transformador, pero sobre todo por vivencias que van más allá del sistema político en sí.
Aquí es donde podemos recuperar una de las correctas afirmaciones de Pablo Iglesias que, a mi juicio, es muy necesaria: «la clave es politizar el dolor». Como decía, es en el conflicto social (sea un desahucio, un ERE o los recortes en sanidad y pensiones) donde emergen las contradicciones más agudas entre el sistema económico y la vida misma, y es precisamente ahí donde pueden surgir nuevas subjetividades, es decir, nuevas concepciones del mundo y nuevos comportamientos electorales. El punto central aquí es entender qué significa politizar. Ya sabemos que la gente tiene dolor, como consecuencia del conflicto. Ahora bien, politizar puede entenderse como el desplazamiento de ese dolor al terreno institucional, como cuando el partido opera como simple denunciante o incluso en tanto que, permítaseme el comentario, abogado defensor. O podría interpretarse politizar como el proceso por el cual el dolor, que es primario, se convierte en compromiso político, es decir, que asciende hasta la conciencia completa del fenómeno que causa el dolor. A mi juicio, esta última interpretación sería la correcta mientras que la primera sería caer en un error de institucionalización.
En definitiva, a mi no me parece suficiente ser altavoz de las denuncias surgidas en los conflictos sino que hemos de ser intelectual orgánico para explicar las causas últimas de esos conflictos. Es decir, no se trata sólo de trasladar lo que sucede en la calle al parlamento –que es, de por sí, un avance- sino de ir más allá y, además de ser el conflicto mismo, ser capaces de explicar a los afectados y al resto de la clase trabajadora que detrás del fenómeno del conflicto hay una interrelación compleja de causas y responsables que tienen que ver con el sistema económico capitalista y con su cristalización política en los partidos del régimen.
De ahí que nosotros demos extraordinaria importancia a la formación ideológica, algo abandonado por la izquierda tradicional (entre otras cosas porque para las fuerzas institucionalizadas la formación no es necesaria), pues entendemos que necesitamos militantes y dirigentes capaces de explicar los conflictos sociales. Esto está vinculado al tipo de organización, en tanto que una fuerza institucionalizada no sólo no necesita la formación ideológica sino que además genera dudosos incentivos para disputarse los puestos de representación pública, haciendo caer a la organización en el faccionalismo e incrementando sus tendencias oligárquicas.
Obsérvese que en nuestro país ya hemos presenciado ejemplos de estas prácticas. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca, por ejemplo, no es sólo la autoorganización de las víctimas de los desahucios y las estafas hipotecarias. Más bien es un proyecto de defensa popular que ha contado con dirigentes que han sabido ser conflicto y al mismo tiempo explicar sus causas de tal forma que la rabia de la víctima se elevaba a compromiso político –aunque este compromiso no fuese estrictamente socialista.
Finalmente, el punto de fuga de todas estas reflexiones nos conduce a la cuestión verdaderamente central: el proyecto político o proyecto de país. Sin un proyecto de país, que es fundamentalmente contenido político, no hay nada que transmitir en el conflicto ni nada que transmitir tampoco en las instituciones. Sin un proyecto de este tipo todos estos debates son estériles. Incluso podríamos haber aceptado que las instituciones son altavoces y que la clave está ahí fuera, pero sin un proyecto de país que defender no hay coherencia ni estrategia posible.
Así, mientras la extrema derecha está ofreciendo una respuesta a las condiciones materiales de vida de la clase trabajadora, y desgraciadamente con notable éxito, la izquierda anda entretenida en discusiones escolásticas sobre instrumentos y estrategias que provocan que la clase trabajadora y el conjunto de la sociedad no esté entendiendo qué se les ofrece (más allá, en el mejor de los casos, de canalizar su rabia; por supuesto, efímera sensación).
En este punto, una advertencia. La mejor forma de repetir los errores de la izquierda tradicional con la que no se identificaba el 15M es deslizarse a través de la estrategia de eso que se ha convenido en llamar populismo de izquierdas, y que tanto comparte con la práctica política carrillista. Ambas estrategias son esencialmente tacticistas, aunque por diferentes razones. La primera porque es alérgica a la definición y navega en un mundo de significantes vacíos que se moldean a gusto del consumidor -aunque el empacho es ya notable- y por lo tanto es incapaz de definir un proyecto político en positivo. La segunda porque emplea un pragmatismo mal entendido que le lleva a ceder todas sus posiciones a cambio de mínimos –pero comodísimos- espacios de institucionalización. Ninguna de estas estrategias comparte los rasgos que hemos descrito aquí como necesarios.
Por el contrario, a mi juicio, la clave de afrontar victoriosamente nuestros retos puede reducirse a los siguientes elementos: proyecto político y conflicto social. Si somos capaces de entender que la máxima anguitista debe ser reformulada, para evitar malinterpretaciones, desde «programa, programa, programa» a «proyecto, proyecto, proyecto» entonces estaremos en condiciones de poner en lo más alto aquello que más importa, es decir, el contenido político que ofrece soluciones concretas a la vida de la clase trabajadora y del pueblo en su conjunto. Eso implica, obviamente, definir y hablar claro; sonar duro y diferente. Y con ese proyecto en la mano, hemos de ser y estar en el conflicto, explicando y haciendo proselitismo para una causa que merece la pena. Yo la llamo socialismo, pero estoy dispuesto a discutir el nombre a condición de que haya praxis.
Alberto Garzón Espinosa - Coordinador Federal de IU y diputado de Unidos Podemos

http://www.eldiario.es/tribunaabierta/retos_6_562103793.html

La Asamblea Político y Social de IU aprueba su ‘Plan de Acción (2016-2017)’ con el objetivo de “construir una alternativa política y económica desde la izquierda”

Izquierda Unida celebró a lo largo del día de ayer, 24 de septiembre, en su sede federal de Madrid la reunión de su Asamblea Político y Social (APS) -máximo órgano de dirección entre congresos - con el objetivo de debatir y aprobar el denominado ‘Plan de Acción (2016-2017)’, donde se desarrollan en actividades prácticas el mandato político surgido de la XI Asamblea Federal de IU celebrada el pasado mes de junio. Este Plan de Acción fue aprobado por unanimidad de los presentes, con 52 votos a favor y ninguna abstención o voto en contra.
Este ‘Plan de Acción’ ha sido elaborado por el Coordinador federal, Alberto Garzón, a partir de la síntesis de los distintos planes específicos que le han hecho llegar lo/as titulares de las distintas responsabilidades en las que se dividió la estructura de dirección de IU, también en junio. Garzón no ha pudo exponerlo hoy ante el plenario de la APS al encontrarse aún recuperándose de los problemas de salud que le tienen apartado de la primera línea de la actividad política desde hace más de dos semanas.
El responsable de Acción Política, Ernesto Alba, fue el encargado de ello, mientras que Toni Morillas, responsable de Democracia Participativa Interna, se ha ocupado al comienzo de la reunión de exponer la metodología de trabajo a seguir durante toda la jornada. Esta nueva metodología más participativa, de trabajo en comisiones sectoriales y exposición de conclusiones en el plenario del órgano de dirección de IU fue aprobada muy mayoritariamente por 71 votos a favor, y solo 15 votos en contra y 6 abstenciones.
Lo/as miembros de la Asamblea Político y Social debatieron durante todo el día el contenido y la propuesta del ‘Plan de Acción’ divididos en siete grupos de trabajo, coincidentes con la división de la composición de la dirección de IU y con la estructura que se ha dado al documento que se discute. Estos grupos de trabajo se corresponden con los apartados de Acción Política, Organización y Finanzas, Formación, Comunicación Política, Economía, Estrategias para el Conflicto e Internacional.
En el ‘Plan de Acción’ de detallan de manera minuciosa los objetivos a desarrollar en el próximo año desde todos los ámbitos de competencia de las distintas responsabilidades y se busca la implicación y el consenso de lo/as integrantes de Izquierda Unida para ello.
Alberto Garzón abre su exposición dentro del Plan asegurando que “vivimos una crisis de régimen que es, además, expresión de una crisis del sistema económico capitalista” y reconoce que “sin embargo, en el tiempo que viene durando esta crisis sistémica no hemos logrado construir una alternativa política y económica desde la izquierda”.
El máximo responsable de IU parte de ello y del hecho de que “se han incrementado la frustración y la indignación de sectores sociales cada vez más amplios” para indicar que, hasta ahora, no se ha podido “convertir esa rabia creciente en un sujeto político y social capaz de combatir el neoliberalismo y de construir una alternativa económica y política”. “He aquí nuestra tarea -destaca-, precisamente como parte del movimiento obrero”.
Garzón expone en el Plan que “la crisis económica actual ha puesto de relieve todas las deficiencias y déficits de la transición, y ha demostrado la necesidad de poner en marcha un nuevo proceso constituyente dirigido desde abajo y que adapte las instituciones a un nuevo proyecto de país basado en la ideología socialista”.
“Es momento -afirma el Coordinador de IU en el documento- de iniciar métodos y prácticas nuevas que den voz y poder de decisión a la militancia, al mismo tiempo que permitan adaptar nuestra organización a los contornos de un movimiento político y social”.
Alberto Garzón destaca de forma decidida que Izquierda Unida se ha marcado como objetivo “contribuir a construir un nuevo movimiento político y social. Nuestro país requiere un nuevo proyecto, nacido de la ideología socialista, que sólo podrá poner en marcha una organización caracterizada por la radicalidad democrática y por su capacidad de ser conflicto social”.
Para ello, es imprescindible “la construcción de tejido social consciente, cosa que no se puede lograr desde simples discursos o iniciativas institucionales, sino que requiere la presencia cultural de nuestra organización en cada conflicto social derivado de la dinámica capitalista”.
Ante la situación actual que viven otras fuerzas políticas, Garzón apunta que “en la construcción de un nuevo movimiento político y social lo relevante es el proyecto político que se busca desplegar, no tanto la suma cuantitativa de actores que lo conforman. De ahí que para nosotros no sean relevantes las disputas orgánicas en el seno de los partidos y movimientos aliados sino más bien el proyecto político que, en su conjunto, cada organización aliada defiende”.
En los distintos apartados que desarrollan el Plan se incluye la apuesta por “resignificar la marca IU implementando las medidas necesarias para que la percepción de la organización sea coherente con nuestros objetivos políticos”.
También se incluye el análisis que para hacer frente a la crisis del sistema económico y de la propia globalización neoliberal hay que “atender al espacio económico y político internacional”, por lo que IU tiene la obligación de “mejorar nuestra capacidad de informarnos e influir sobre los fenómenos y procesos políticos internacionales, particularmente de aquellos de los que puedan extraerse conclusiones relevantes para nuestra organización y para nuestro propio proceso”.

Además, se leyó y aprobó una resolución mostrando el rechazo al bloqueo a Cuba por parte de EEUU y otra contra la instalación de un almacén temporal en la central nuclear de Almaraz.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Eduardo Zorrilla, portavoz de IU-MG en el Ayuntamiento exige a PP y Cs que cumplan en las Cortes lo que aprueban en Málaga respecto al soterramiento de las vías al Puerto

“Convenzan a sus partidos para que cumplan lo que aprobamos en la capital”. Esa ha sido la recomendación del  portavoz de IU-Málaga para la Gente en el Ayuntamiento de Málaga, Eduardo Zorrilla, y del portavoz de los Estibadores del Puerto, Salvador Benítez, durante su comparecencia en la Comisión Informativa que ayer aprobó por unanimidad nuestra moción sobre el soterramiento de las vías ferroviarias de la Estación al Puerto.
Esta no es la primera vez que la izquierda que representa IU defiende iniciativas de este tipo, tanto en la capital como en el Congreso y los partidos gobernantes, PSOE o PP, lo han rechazado en la Cámara Baja por lo que Málaga sigue perdiendo capacidades productivas.
La moción aprobada, en concreto, propone que la Corporación Municipal inste al Ministerio de Fomento a la modernización del trazado para tráfico de mercancías y el soterramiento ferroviario del tren de mercancías, con la ampliación de la red interior ferroviaria del recinto portuario para permitir la carga y descarga de contenedores, así como la expedición de trenes desde el interior del mismo. También, reclama al Gobierno que dote de presupuesto el proyecto elaborado en 2010 dentro de los PGE que posibilite su ejecución lo antes posible.
El concejal de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, ha aludido a datos de la patronal Anfac para señalar que el actual acceso ferroviario resta nota al puerto para optar a la logística de coches. “Anfac que lleva años pidiendo que se mejore este trazado y acceso ferroviario. El Puerto destaca por sus buenos accesos por carretera pero es penalizado por la imposibilidad de utilizar el modo ferroviario para transportar vehículos. Este punto es vital para la economía portuaria, toda vez que se ha reducido el tráfico de contenedores con el desmontaje de tres grúas, aunque se sigue manteniendo la actividad”.
En el informe de Anfac existen Puertos de menor entidad que Málaga, como Valencia y Tarragona, que tienen una mejor puntuación. “Esta carencia representa la pérdida de puestos de trabajo reales y potenciales, tanto en la terminal de contenedores, como en el Puerto Comercial en general, así como pérdidas en el Puerto de Málaga, por todo ello es necesario que se impulsen las acciones necesarias para evitar esta situación”.
El 30 de diciembre de 2009  la Secretaria de Estado de Planificación e Infraestructuras  encomendó al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias la ejecución de inversiones contempladas en el contrato programa Administración General del Estado-Adif 2007-2010 en la Red Ferroviaria de Interés General de titularidad del Estado.
En abril de 2010 estaba realizado el proyecto de soterramiento, cuya elaboración fue adjudicado a la empresa INECO TIFSA. Sin embargo, el Ministerio de Fomento tiene paralizada esta inversión desde 2010 y no la ha incluido ningún año en las inversiones a realizar dejando este proyecto sin una partida presupuestaria para la obras.
“Por el contrario, si ha ejecutado y realizados obras de similar envergadura e incluso con una inversión económica casi exacta, como es el acceso ferroviario soterrado al Puerto de Cádiz", señala Zorrilla. “El  soterramiento del tren de mercancías es fundamental para la economía de la ciudad y de él dependen muchos puestos de trabajo, pero ha faltado la voluntad política para hacerlo y los senadores y diputados del partido del gobierno no han hecho nada para conseguirlo ni presión a los ministros de su partido para conseguirlo, mientras que el proyecto de Cádiz, que supone una inversión económica casi exacta al de Málaga y éste sí se ha realizado y ejecutado de una manera rápida”.
La diputada Eva García Sempere denuncia la falta de compromiso con Málaga del Ministro de Fomento dejando permanentemente sin financiación el soterramiento del Puerto
Tras la visita, la semana pasada, del titular de Fomento a Málaga y sus declaraciones demandando financiación a empresas concesionarias del Puerto y a la Junta de Andalucía para financiar las obras de soterramiento de las vías que conectan el recinto con la Estación, la diputada comunista de IU en la coalición Unidos Podemos, Eva García Sempere ha recordado las múltiples promesas del PP a lo largo de estos años, cuyos incumplimiento pretende ahora encubrir implicando a empresarios.

El Puerto de Málaga sigue arrastrando un grave problema, pese a su manifiesta necesitad no se ha invertido en la modernización del trazado para tráfico de mercancías y el soterramiento ferroviario del tren de mercancías del Puerto, con la ampliación de la red interior ferroviaria del recinto portuario para permitir la carga y descarga de contenedores y la expedición de trenes desde el interior del mismo. “El gobierno central ha priorizado otros proyectos y la Autoridad Portuaria persiste en su afán de conseguir ingresos de una manera rápida a través de concesiones privadas en el espacio portuario, con proyectos de centros comerciales (que proporcionan poco valor añadido y destruyen empleo del pequeño comercio y hostelería tradicional) o a través de faraónicos proyectos urbanísticos especulativos más propios de los tiempos de la burbuja inmobiliaria, como el de los rascacielos en la bahía de Málaga o la urbanización del muelle de San Andrés, con usos intensivos e impactos paisajísticos muy perjudiciales”.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

“Marginario”, la exposición de Mané Galisteo , una creación repleta de color y compromiso en el Centro Social “Dolores Ibarruri” de IU y PCA del Puerto de la Torre

Eduardo J. del Rosal
El pasado sábado 17 de septiembre se inauguró en el Centro social “Dolores Ibarrirui” del PCA y la Asamblea territorial del Puerto de la Torre-Teatinos de IULV-CA de Málaga la impactante y brillante exposición “Marginario” del joven y comprometido artista malagueño, aunque nacido en Barcelona, Mané Galisteo Rodríguez. Su obra se ha paseado por Nueva York, Madrid y Barcelona, y recala en su Málaga.
Las obras de Mané, que componen "Marginario", expresan una profunda crítica del mundo que vivimos, desde un expresionismo que a veces se deja caer en la abstracción y que sirve para resaltar las contradicciones e injusticias del capitalismo hoy.  Así podemos contemplar la situación de los refugiados en la mirada de una madre a su hijo frente a una alambrada que le separa del incierto y gris futuro en Marginario VII.  La bandera yankee y la espada, cual ángel exterminador, como símbolo de la opresión imperialista sobre los pueblos en Marginario VIII.
Otras obras se referencian en  el espacio urbano malagueño, sus barrios, calles y también su mar, que se muestran en un eterno invierno o quizás en la encrucijada del anochecer. Así podemos  echar una mirada, desde la Acera de la Marina, a una insospechada entrada a la calle Larios custodiada al anochecer por una farola y varias palmeras.  Un erizado mar en las playas de San Andrés  que se confronta en su horizonte con grúas y conteiners  de las poco líiricas las labores portuarias y que pueden observarse desde la desembocadura del Guadamedina, o las mismas playas en su prolongación hacia Huelin contempladas por la chimenea del  “Plomo”.
Mención aparte tiene dos obras de Mané que son comunes estampas de la infancia y la pobreza en  la sociedad latinoamericana, me refiero a “El niño de los buitres” y “El niño equilibrista”, de tremenda fuerza de denuncia y plástica . En el primero un niño rebusca entre los montones de basura que es observado sin pudor por dos “gallinazos” que sobrevuelan sobre él bajo un plomizo cielo y el segundo como ese  niño que hace el “pino” en una parada de semáforo para que los conductores le regalen una moneda.  Son dos obras de singular belleza que consigue mantener la enérgica denuncia de la pobreza infantil, pero lo hace desde la ternura y cariño de la mirada del artista.
Gran exposición de Mané Galisteo que ha sido puesta en marcha como inicio de una serie de actividades relacionadas con los 30 años de la organización Izquierda Unida y en cuya inauguración estuvieron presentes, entre otros, Eduardo Zorrilla, portavoz de IU-Málaga para la Gente en el Ayuntamiento de Málaga y Paco Guzmán y Luis Filip por la dirección local de IULV-CA, y el histórico sindicalista de las CCOO y del PCE, Pepe Galisteo. Por la cual felicitamos a los compañeros y camaradas del Puerto de la Torre que han hecho posible esta exitosa exposición artística. 

domingo, 18 de septiembre de 2016

Mitin central de la Fiesta del PCE 2016. Video

José Luis Centella, Secretario General del PCE: “se construye unidad popular desde la movilización”. Discurso en el mitin central de la Fiesta del PCE 2016



Mundo Obrero
Quiero comenzar reconociendo el trabajo de la Secretaria de la Mujer. Gracias Cristina. Enhorabuena por estáis poniendo de manifiesto cómo se construye unidad popular desde la movilización, cómo se planta cara a la política reaccionaria, autoritaria y patriarcal de la derecha española.
Todo un ejemplo que el Partido debe poner en valor, porque hay que tener muy claro que no se podrá construir el socialismo en una sociedad patriarcal, por ello hay que dejar que los elementos de defensa del feminismo dejen de ser una referencia en los documentos y se convierta en un eje fundamental en la acción política del Partido y de toda la izquierda en general, por ello no puede haber una movilización, una lucha concreta que no contemple el elemento de genero junto al de clase porque la lucha contra el capitalismo y contra el patriarcado es la misma lucha.
El día 7 de octubre se tiene que demostrar lo que estamos diciendo y todo el Partido tiene desde hoy una tarea asegurar el éxito de esa jornada, la movilización que convoca el MDM y que tiene que ser el referente de toda la unidad popular.
Permitidme que también salude al nuevo Secretario General de la Unión de Juventudes Comunistas de España, desearte lo mejor, sabemos de tu capacidad y del equipo que hoy formáis la dirección la UJCE, ahora hace falta que todo el Partido se tome en serio apoyar el trabajo de la Juventud en estos tiempo difíciles, en tiempos cuando el sistema está tratando de moldear una generación para que sea dócil y adquiera valores individualista e insolidarios.
Xavi, has dejado claras las cosas y sobre todo que la UJCE, no solo no se rinde, sino que está dispuesta para pasar a la ofensiva, este es el camino, y en ese camino tiene que estar también el Partido.
En este momento, quiero dar un fraternal abrazo en nombre del PCE a las delegaciones internacionales que nos han acompañados en esta Fiesta, un abrazo nada protocolario, porque entre camaradas lo protocolario sobra, quiero en nombre del PCE situar la solidaridad internacionalista en primer plano, que se tenga claro que la lucha que se libra en cualquier lugar del planeta por los derechos de los pueblos a una vida diga es la nuestra se desarrolle donde se desarrolle.
No voy hacer un recorrido por todos los conflictos internacionales en los que el imperialismo está mostrando su cara más cruel y agresiva.
Permitidme que me refiera a algunas cuestiones concretas que no podemos dejar pasar, es una vergüenza el silencio y la manipulación mediática que la prensa hace con quienes sufren las agresiones imperialistas.
Por eso tenemos la obligación de mantener viva la lucha de pueblos que como el Saharaui o el Palestino siguen sin poder vivir en su tierra, siguen expulsados de su patria, y olvidados por la comunidad internacional.
Desde el PCE tenemos que redoblar nuestro esfuerzo para que la voz del pueblo Saharaui y el Palestino no sean silenciadas, tenemos que romper los bloqueos y llevar el dolor de estos pueblos a todas las instituciones públicas y darles la seguridad de que no les abandonaremos en su lucha, os pido a quienes hoy aquí los representáis, que llevéis directamente la certeza de que hasta que el Sahara no sea independiente, hasta el Pueblo Palestino no puede pueda volver a su tierra y tener un Estado donde vivir libremente, el PCE no dejara de estar con vuestra lucha.
De una forma muy especial hoy tenemos que denunciar la ofensiva que el imperialismo está desarrollando contra los procesos de transformación social que se están dando en América Latina, tenemos que denunciar el golpe institucional que se ha dado en Brasil, tenemos que denunciar sobre todo que el imperio está tratando por todos los medios de acabar con la revolución bolivariana de Venezuela, no son tontos, saben que si derrotan el proceso venezolano todo les será más fácil, por eso están utilizando todas las armas a su alcance, y cuando decimos todas son todas, las legales, las ilegales, no se detienen ante nada, causan dolor, asesinan, maltratan, nuestra solidaridad con las víctimas de las guarimbas, y nuestra denuncia contra la ley de amnistía que quieren aprobar, dicen que quieren sacar a los presos políticos de las cárceles pero cuando uno la lee, lo que dice es que perdona los delitos de asesinato, tráfico de drogas, utilización de niños para cometer actos terroristas, una verdadera vergüenza que ha sido apoyada en España por quienes dicen defender la libertad y la democracia.
Tienen todos los medios de comunicación a su servicio, cada problema que ocurre en Venezuela, sea real o provocado, es portada, es exagerado y convertido en una agresión, por eso tenemos la obligación de asumir la defensa del gobierno venezolano como propia, tenemos que ser parte de la marea que llena las calles de Caracas en defensa de la continuidad de la Revolución Bolivariana, tenemos confianza en el pueblo venezolano y en su dirigencia, y le repito que cuenten con la militancia del PCE, como una sola mujer, como un solo hombre.
Y no puedo dejar de referirme a Cuba, no puedo dejar de señalar que a pesar de los avances que se están dando todavía el bloqueo está activado, todavía los EEUU siguen utilizando el bloqueo como un arma política para tratar de doblegar la voluntad del pueblo cubano, por eso tenemos que estar atentos, el enemigo no ha olvidado sus objetivos de acabar con la revolución, pues bien ahora como antes la defensa de la revolución cubana no es cuestión solo de quienes viven en la Isla es cuestión de todos quienes en cualquier lugar del planeta luchamos por un mundo mejor.
Quienes defendemos un orden internacional basado en la cooperación y la solidaridad entre pueblos nos tenemos que rebelar contra una organización militar como la OTAN que representa el dominio de los poderosos y que impone la lógica de la fuerza militar sobre la lógica de la búsqueda de la solución pacífica de los conflictos, no hay medias palabras ni margen para los sí críticos, decimos con todas sus letras NO A LA GUERRA, denunciamos la hipocresía de quienes han ayudado a destruir Siria ayudando al terrorismo más violento, provocando una de las crisis humanitarias más grandes de la historia, porque todo valía y ahora quieren aparecer como salvadores, cuando no son ni más ni menos que cómplices necesarios de los crímenes que se están cometiendo en esa parte del Planeta
Pero en medio de este desolador espectáculo ha brillado una luz con fuerza, la luz del proceso de paz en Colombia, donde han jugado un papel fundamental Cuba, demostrando que mientras otros mandan soldados y multinacionales, las fuerzas revolucionarias trabajan por la Paz, y permitidme que desde esta tribuna ponga también de relieve el trabajo de nuestro Camarada Enrique Santiago que ha sido clave para dar forma al acuerdo de Paz, para que este tenga encaje y sea justo, lo defendemos de los ataques rabiosos de quienes ven peligrar sus privilegios, Enrique no puede estar hoy con nosotros porque sigue atando los últimos cabos,..., de verdad interpreto el sentir mayoritario de nuestra militancia si muestro el orgullo que sentimos de tenerlo entre nuestras filas.
Celebramos esta fiesta en un momento de esperpento político, con un gobierno en funciones que se niega a acudir al parlamento a explicar sus actos, sustentado por un Partido Popular que soporta los casos de corrupción más graves de la historia de este país, un Partido Popular que cuando se reúne en su sede para decidir sobre nuestro futuro, lo hace en mesas, sillas pagadas con dinero negro, un gobierno que sigue empeñado en que la crisis la terminen de pagar las trabajadoras y trabajadores con recortes y sufrimientos, mientras la banca se lleva calentito, más de 26.000 millones de euros.
Un Gobierno que no ha visto respalda sus políticas en las urnas, porque también en esto nos quieren engañar y camuflar la realidad, la realidad es que en estos momentos en el Congreso hay votos suficientes para derogar la LOMCE, para acabar con la Reforma Laboral, con la Ley Mordaza, para tomar medidas reales contra la violencia de género, esa es la realidad que ocultan y que el Partido Comunista tiene que poner en valor, para poner en evidencia a quienes por activa o por pasiva no quieran asumir la responsabilidad de cambiar las cosas.
El PCE, ya ha dejado claro y lo repite hoy que pondrá todas sus energías por sacar del Gobierno al PP y porque se puedan eliminar todas las medidas antisociales, autoritarias, patriarcales, que se tomaron en la pasada legislatura, hoy por hoy corresponde a Pedro Sánchez poner sobre la mesa la voluntad de formar una mayoría en este sentido, sin trampas ni encerronas, con claridad, transparencia y propuestas programáticas sobre la mesa.
No tenemos ningún interés en entrar en el gobierno, no se dan las condiciones, pero si queremos desde fuera del Gobierno, contribuir a cambiar las cosas, y las elecciones vascas y gallegas son un buen momento para seguir demostrando que la unidad de la izquierda permite resultados electorales como nunca se han conocido desde 1977.
Todo nuestro apoyo a las compañeras y compañeros de Euskadi y Galicia, tienen un buen marco de convergencia, tienen una buena referencia en la defensa de un modelo federal de Estado.
Porque cada vez es más evidente que solamente una propuesta de Estado Federal, republicano, puede resolver desde la solidaridad y los intereses de la clase obrera los problemas de articulación del Estado Español, por eso el PCE está cada vez más convencido de que hay que desarrollar un fuerte polo federalista que active a una mayoría de la población, reclamando un proceso constituyente en todo el estado que de la palabra al pueblo para hacer los cambios que nuestro marco constitucional necesita.
Por cierto, que curioso, nadie habla de la República en estos momentos, parece que ha desaparecido la exigencia de un referéndum para que el pueblo decida libremente entre monarquía o república, y algo de culpa tendremos, porque hoy más que nunca tenemos que plantear que no concedemos legitimad política a la monarquía mientras no sea sometida a referéndum, que mostramos nuestra determinación de trabajar porque la III República Federal de España sea una realidad, tenemos este año que recuperar el movimiento republicano, ponerlo al día y hacerlo presente en la vida política y social, porque la ruptura democrática solo podrá tener sentido en el marco republicano.
Es una realidad que SON MALOS TIEMPOS PARA LOS TRABAJADORES/AS, de todo el planeta.
Es realmente cínico, que quienes han llevado el dolor y el sufrimiento a millones de personas, quienes han saqueado las arcas públicas con los casos de corrupción más grandes que haya conocido nuestra historia, sean precisamente quienes puedan seguir gobernando porque el resto no seamos capaces de ponernos de acuerdo.
Es una vergüenza que quienes han provocado la crisis sean precisamente quienes se están beneficiando de la situación y que los bancos, los grandes capitales, sean quienes tengan beneficios en estos momentos, mientras millones de personas siguen en paro, cientos de miles no pueden pagar la hipoteca o tienen que soportar recortes sociales y laborales.
NO ES JUSTO,..., tenemos que plantar cara, demostrar que hay alternativa y tenemos que ganar la batalla a la desesperación y la apatía, no podemos admitir que los ajustes salariales y la precariedad laboral se traten de imponer, a la vez que se mantiene el mismo modelo económico que nos ha llevado a la crisis.
Frente a esta situación el PCE plantea la necesidad de construir una Alternativa que tiene que tener una dimensión europea, hay que dar la batalla para evitar que sigan degradando la democracia, que sigan poniendo a los gobiernos de rodillas frente a los mercados, que sigan vaciando de contenido a los parlamentos imponiendo que la política económica ya no se pueda discutir todo se pone a las órdenes del Fondo Monetario o del Banco Mundial que son realmente quienes deciden las políticas económicas, curiosamente siempre de parte de los poderosos.
Por ello, desde el PCE planteamos una alternativa en función de la creación de empleo y del avance en los derechos sociales y laborales, es decir, que la creación de empleo y la protección a los parados sea el objetivo prioritario de la política económica del país, tanto en el nivel del Gobierno central como en los Gobiernos autonómicos y locales.
En el mismo sentido ponemos sobre la mesa que a pesar del silencio mediático sigue existiendo el problema de la vivienda, de la pobreza energética, sigue existiendo una realidad de millones de seres humanos que no tienen acceso a una condiciones mínimas de vida, por lo que planteamos la suspensión inmediata de todos los desahucios, de los cortes de suministro de electricidad, gas, agua y teléfono para las personas en situación de desempleo.
Y se nos dirá, una vez más que si no hay dinero, como vamos a plantear estas medidas, pero es que es mentira que no haya dinero, primero lo que hay que hacer es buscarlo donde está y por ello reclamamos una profunda reforma fiscal que haga pagar a las grandes fortunas y patrimonios, y que plantee el aumento de la contribución fiscal sobre los beneficios de los bancos, las grandes empresas, todo esto junto con medidas eficientes frente a la economía sumergida y el fraude fiscal, así como la Creación de una Banca Pública, de la que sea un pilar fundamental en la economía, pero también hay que dejar de meter la mano en la caja, hay que dejar de saquear las arcas públicas, hay que dejar de repartirse entre amiguetes y compañeros de pupitres las empresas privatizadas, hay que parar las puertas giratorias, en una palabra hay que expulsar.... democráticamente del gobierno al Partido más presuntamente corrupto de la historia de este país, ..., y mirad que el listón estaba alto...
Pero no nos engañemos, en la Unión Europea no es posible el desarrollo de políticas democráticas, sociales, una UE al servicio del imperialismo más agresivo se convierte en el problema con el que tenemos que terminar, por ello proclamamos, una vez más que la Unión Europea es irreformable y que es incompatible con la soberanía de los pueblos, y cualquier tipo de política transformadora y no digamos ya revolucionaria.
La moneda común, el euro, es un instrumento más en el engranaje de dominación imperialista diseñado por los poderes económicos en favor del capitalismo financiero mundial.
No es posible emprender una vía de ruptura en los países miembros de la UE sin romper con la Unión Europea, y contar con las palancas económicas precisas para defenderse de los ataques económicos y financieros provenientes de las oligarquías europeas.
Pero hay más, la política exterior de la UE, impulsando y apoyando el golpe de Estado en Ucrania, para imponer un gobierno fascista, nuestra solidaridad con los camaradas del Partido Comunista de Ucrania confirma la supeditación de la Unión Europea a la OTAN y a las políticas imperialistas.
Esta realidad se revela con mayor crudeza aún, si cabe, con el desencadenamiento de la mayor catástrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial, con millones de refugiados y desplazados abandonados a su suerte por los organismos internacionales, y a la que la UE ha dado una respuesta de naturaleza fuertemente represiva, quienes han sido los pirómanos de medio planeta quieren convencernos de que son los mejores bomberos, no cabe mayor cinismo.
En esta realidad, nos preocupa cómo el rechazo social de las políticas de austeridad impulsadas por la UE, no está siendo dirigido por las fuerzas transformadoras de izquierda y de progreso, sino por una extrema derecha aparentemente modernizada.
Muchos de estos movimientos de extrema derecha han encontrado eco en diversos sectores de la clase trabajadora europea, especialmente en aquellos que han sufrido con más virulencia los procesos de desmantelamiento de la economía. Es urgente que la izquierda europea asuma de una forma clara la necesidad de una confrontación con la Unión Europea, para desde otro marco plantear la Alternativa de una Europa Democrática, Solidaria, Social, y orientar todo el descontento que ha surgido y surgirá contra la Unión Europea, y hacerlo hacia una salida anticapitalista, popular y progresista de esta crisis, también a nivel europeo.
TENEMOS QUE ORGANIZAR LA REBELDIA tenemos ocasión de plasmarla en el desarrollo de una ofensiva política y social que trate construir en pie de igualdad, la unidad de la izquierda transformadora, la organizada, la que se movilizó en las huelgas generales, la que se moviliza en las calles y plazas de toda España, hacerlo sobre todo en la lucha, por eso, tenemos que volcarnos para que las acciones que se han convocado en Octubre contra el TTIP por las plataformas que vienen tratando de situar en el día a día la barbaridad que supone este tratado sirvan de base para confluir quienes estamos planteando la rebelión contra el sistema, haciendo un llamamiento especial a las marchas de la dignidad que tienen que relanzar su mensaje unitario de lucha.
Será un año de lucha en la calle, ya lo hemos dicho, pero también tiene que ser un año de lucha ideológica. Este año tenemos un reto singular para el que ya estamos preparándonos que no es otro que el de poner en valor lo que significó la Revolución soviética para la historia de la humanidad, así sin complejos.
Estamos convencidos de que el próximo año con motivo del centenario, el capitalismo tratará de enterrar definitivamente el ideal comunista. Pues bien, le tenemos que dar la vuelta y aprovechar la fecha para demostrar sin complejos lo que significó para los pueblos de la tierra, la existencia del primer gobierno de la clase obrera, en la historia, nos estamos preparando como decía para esa confrontación ideológica en la que se trata, de confrontar ideas, vamos a plantear un análisis realista sin ocultar los errores pero que confronte gran campaña anticomunista que vamos a vivir, al contrario no dejamos de proclamar que somos hijos de la revolución soviética y como tales nos reivindicamos herederos de sus ideales.
Reivindicamos el comunismo como un ideal de justicia social y de liberación de los pueblos, pero también somos conscientes de que ese ideal si no se organiza nunca se podrá alcanzar, por eso también 2017 tiene que ser un año en el que reforcemos al Partido Comunista de España, en sus políticas, en sus luchas pero también en su militancia, por eso hacemos un llamamiento a quienes simpatizan con nuestras luchas, para que den el paso y vengan a nuestras filas a reforzar al Partido Comunistas, desde el sindicalismo, el feminismo, la juventud, que entiendan que hace falta un Partido Comunista de España activo, organizado implicado en la lucha, que sea parte importante en la construcción de la más amplia unidad popular, en definitiva queremos que el año próximo, cuando celebremos la Segunda fase de nuestro XX Congreso tengamos el Partido Comunista que la clase obrera y las capas populares necesitan.
Porque en este momento como siempre,..., las comunistas, los comunista seguimos en la lucha,..., dejándonos la piel en la lucha por un mundo mejor, más libre, por un mudo socialista.
Como nos decía Marcelino, siempre adelante, siempre a la izquierda,…, hasta la victoria final.
¡Viva el Partido Comunista de España!
¡Viva la Unión de Juventudes Comunistas de España!